lunes, junio 19, 2006

Tres por México




Si muero lejos de ti


Guillermo Juárez el Sapo salió de su casa de Tepito

en la calle Hortelanos se unió con Eugenio López el Tuerto

más adelante llegó Jorge Hernández el Momia


la policía no duda ni un ápice

en esta hermosa ciudad

todo es eficiencia y claridad

y la seguridad pública

una máquina de perfección


el Sapo el Tuerto y el Momia

llevaban la culpa en sus ojos

relató el temerario agente Toribio

y por ahí

perdidos en su Jeep Cherokee

metralleta calibre 22 hechiza

pistola 9 milímetros

8 balas expansivas

387 proyectiles calibre 38 y 22

2 kilos de marihuana

100 gramos de cocaína en piedra y grapas

báscula y pipa incluidas

tres hombres en Tepito

¿barrio bravo? aplausos


quisieron sobornar

eso es imposible con nuestro heroico cuerpo policiaco

admitió más tarde el comandante Ausencio Roblellanos

en el Ministerio Público Federal de Camarones



quisieron sobornar con 16 mil 500 pesos falsos

pero no

no se pudo


días después

el vanagloriado agente Toribio Serna tras su flamante detención

paga en Milano La Ropa Que Viste Al Paisano

unos pantalones de mezclilla marca Cerebro

usando su billetón de 500 pesotes que muestra la refinada efigie del galanazo de oro Mauricio Garcés

en lugar de la imagen del histórico General

Ignacio Zaragoza


olvidé mencionarlo dice nuestro agente

a esos maleantes

incluso se les halló un garrafón lleno con 4 litros de thinner




Gala de terror en el Palacio Chino



Dr. Krupp por qué has de profanar el lecho

donde adormezco romántico envuelto

por decámetros de vendas polvosas y sangrientas


no ves que yazgo descalzo

que guardo la memoria perturbada entre harapos jade

volutas de sangre tinieblas milenarias o mucho más


murciélago

Dr. Krupp

no desprecies mi silencio

mi rezo inmutado por los suspiros de Popoca


oro gemas

sepulcro

flor que profanada

azuza mi lamento

mi venganza

y la convierte en jugo

en alimento


he de perecer soñándote

desnudado

murciélago

albergue de gusanos

tú no eres la serpiente promisoria liberada en mis ojos


te atusas los bigotes como espigas muertas

hueles el moho adherido a algo que ya no puede ser mi piel

es mi tesoro lo que más añoras Dr. Krupp


mi destello para tus noches de impotencia

de deshaucio

de carnalidad fragmentada por el aborrecimiento

que tú mismo has fraguado


impreca mi voluntad que tus nostalgias

lleven la mácula de un corazón oscurecido

un alarido sórdido que no tenga nada que ver con el reposo

de quien sonríe antes de enfrentarse con la muerte


de cualquier forma

si sobrevives a esta penumbra de ponzoña

morada del largo sigilo

que tú Dr. Krupp murciélago

has interrumpido

para ti ya no habrá descanso



Si Juan Escutia hubiera leído entre líneas aquel guión de Woody Allen


entronado en la cúspide

un edificio me hace

centinela de antenas y pararrayos

y dos o tres calzones

que ondean en la azotea

comparten el sol con una bandera

que busca algún septiembre

pero es octubre

es otoño

de los más grises

la lluvia

auxilia al día con su acidez

lo salva


a estas alturas

me consuelo

con la imbécil idea de ser normal

de ahondar en lo menos pensado

divagar a cielo abierto

aferrado a una idea

que no sea la de aventarme

sobre el toldo del coche

de no sé qué vecino


(silbando a Wagner) disertación:

nudo dramático en la garganta:


comenzaré a preocuparme cuando

llegue la hora de elegir el color

será sin duda

alguno que contraste vivamente

con el rojo



© Efraín Trava, 2006

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, Efrain, nos has dejado con la boca abierta a Javi y a Esther. Tienes gran talento, cosa que intuíamos y ahora nos lo has demostrado.De lo mejorcito que hemos leído.
Saludos,para ambos y para la gatita y la planta.

El director dijo...

Postea!!!